La trágica muerte de Tom Pryce: sucedió un 5 de marzo

La trágica muerte de Tom Pryce: sucedió un 5 de marzo

marzo 5, 2020 0 Por Findscar

El 5 de marzo de 1977, el galés Tom Pryce perdió la vida trágicamente durante el Gran Premio de Sudáfrica en el circuito de Kyalami.

Tom Pryce nació el 11 de junio de 1949 en Ruthin, Gales. De joven, en la granja familiar, su héroe era Jim Clark. Él comenzó a correr relativamente tarde, a la edad de 20 años, pero después de un buen comienzo en la Fórmula Ford 1600, pasó a la Fórmula 3 y luego a la Fórmula 2 con Ron Dennis y el equipo Rondel de Neil Trundle.

A la edad de 25 años, Pryce debutó en la Fórmula 1 al volante de un monoplaza de Token Racing; el primer coche de F1 diseñado por Rondel, pero inmediatamente vendido a Tony Vlassopulos y Ken Grob.

Cuando la aventura de los Token terminó a mediados de 1974, se trasladó a Shadow y, a pesar de su inexperiencia, realizó algunas verdaderas hazañas en la clasificación, a veces igualando a Niki Lauda y James Hunt. Sin embargo, Pryce era muy impetuoso y a menudo se retiraba de la carrera debido a accidentes.

En 1975 y 1976, todavía conducía para Shadow. En 1975, ganó la Carrera de Campeones en Brands Hatch. Aunque se clasificó relativamente bien en el Gran Premio, Pryce todavía fallaba con frecuencia (cabe señalar que los monoplazas de Shadow no eran los más fiables), pero terminó tercero en Austria en 1975 y tercero de nuevo en Brasil en 1976.

Después de un difícil comienzo de temporada en 1977, el equipo Shadow, formado por Pryce y Renzo Zorzi, hizo su debut en el Gran Premio de Sudáfrica. El galés se clasificó en el 15º lugar, pero falló en el arranque y descendió al sitio 22. Después tuvo una fuerte remontada y en el giro 22 ya era 13° por detrás del March de Hans-Joachim Stuck.

Fue justo en esos momentos cuando Zorzi detuvo su monoplaza justo después de la subida al principio de la larga recta. La gasolina roció su motor Ford y se inició un incendio. Para ese instante dos oficiales cruzaron la pista, rompiendo una regla de no hacerlo. El segundo lleva un pesado extintor de incendios.

La subida bloqueaba la vista de los pilotos quienes se encontraban con el accidente y las maniobras para apagarlo de inmediato. Stuck y Price se dirigían a la zona a más de 270 km/h y mientras el primero logró evitarlos,

Pryce tenía su visión bloqueada por el ala del March por lo que al momento de acercarse a la zona del accidente no tuvo tiempo de maniobrar. Golpeó al segundo oficial, Jansen Van Vuuren, quien fue lanzado al aire, falleciendo en el acto.

El extintor de incendios golpeó la cabeza de Pryce, arrancándole el casco y la barra antivuelco provocando la muerte instantánea del piloto. La peor parte es que toda la escena estaba siendo transmitida en vivo por televisión.

Sin embargo, las estadísticas no muestran una imagen exacta de Pryce. Era un piloto valiente, muy talentoso, muy determinado, imbatible en mojado y siempre correcto en la pista. ¿Es necesario recordar lo inmensamente cruel que era la Fórmula 1 en esos días?

Con la infomaciòn de motosport